Igloo se doctora con ‘Aquellos maravillosos daños’

Lo mejor de encontrarse por primera vez con un grupo es tener la sensación de que le conoces desde siempre, como si sus canciones hubieran podido acompañarte perfectamente a lo largo de muchos episodios de tu vida. Algo así me ha sucedido con Igloo cuando me cayó en las manos ‘Aquellos maravillosos daños’, el sexto disco de estudio de los pontevedreses.

Al escuchar cada uno de los once temas que lo componen me he encontrado con sonidos y estilos musicales muy variados que dan forma a un trabajo redondo, madurado y cuidado hasta el último detalle. Se nota la maestría que ha alcanzado un grupo curtido en mil escenarios, que ha creado un álbum que rebosa libertad de principio a fin.

El disco comienza con una preciosa canción hipnótica llamada ‘Prisma’, con unas notas al piano que acompañan durante los casi cuatro minutos y medio que dura un tema que consigue engancharte para que continúes descubriendo más joyas.

A continuación, con ‘Generación fatal’, Igloo se centra en el rock con letras muy trabajadas, al igual que ocurre con ‘Gremlins de ciudad’, una canción con un regusto a Oasis muy sabroso.

Tras el guiño cinematográfico a Buñuel y Lynch con ‘De perros y lechuzas’, es hora de subir el volúmen para disfrutar del aroma a Muse que sale de la distorsión de las guitarras de ‘G7’.

¿Quieres dar una vuelta por todos los festivales y salas de conciertos más importantes de España? Hazlo de la mano del ‘Blogger de sofá’, la canción más indie y más crítica con los indies que “copian y pegan” en sus blogs y se aprovechan de los pases de prensa con “poca vergüenza”.

Igloo se da un respiro momentáneo con dos canciones más tranquilas como ‘Gigante’ y ‘Si no estás’, para luego volver a la carga con ‘Ruleta rusa’. Y antes de cerrar este disco con un tema en su idioma natal, la animada y playera ‘Olla pra min’, los gallegos tienen guardado un diamante precioso que se llama ‘La mujer maravilla’, diez minutos de canción in crescendo que pone los pelos de punta.

En definitiva, ‘Aquellos maravillosos daños’ es una verdadera caja de sorpresas que no pasará desapercibida. Por ello no hay que perderse la gira de presentación. La sala Costello de Madrid acoge dos conciertos de Igloo, el primero el viernes 15, donde presentarán el disco; y el segundo el sábado 16 de diciembre, en el que harán un homenaje al ‘Ok computer’ de Radiohead.

image003