Ángel Stanich (Beat Club, Segovia, 28-12-2017)

La visita de Ángel Stanich a Segovia en plenas fechas navideñas se está convirtiendo en una tradición. Escuchar a los niños del colegio de San Ildefonso cantando los números de la lotería; al Rey dando el discurso en Nochebuena; a Ramón García explicándole a Anne Igartiburu que en los cuartos no se comen uvas; o a los más pequeños de la casa gritar como poseídos al abrir los regalos durante la mañana del día de Reyes, son sonidos clásicos de cada Navidad, a los que en Segovia ya se ha unido la música de Ángel Stanich y su banda. Porque no viene mal un poco de rock para desatascarse de tanto villancico.

Esto debieron de pensar los asistentes al concierto, segovianos y procedentes de ciudades cercanas (y no tan cercanas, como Asturias o País Vasco), que llenaron la Beat Club en una de las mejores entradas de la sala segoviana este año, donde las localidades se agotaron minutos antes del comienzo de la actuación.

No cabe duda de que Stanich cuenta con una legión de seguidores muy importante, fraguada gracias al inagotable carisma que logra hacer fluir desde el escenario, así como con esa música que crea, tan difícil de etiquetar, acompañada por su voz y su estética tan peculiares.

Precisamente esta mezcla de estilos (o quizás esta evolución) se refleja en el nuevo disco de Ángel Stanich, ‘Antigua y Barbuda’. Como así destacó el mismo cantante durante una pausa del concierto, en él se pueden apreciar ritmos negros de la Norteamérica profunda, pero también sonidos dance e incluso una buena pizca de sabor ochentero.

Media hora después del horario previsto, tras sonar los inconfundibles acordes del tema principal compuesto por Angelo Badalamenti para la serie Twin Peaks mientras la banda se ubicaba en el escenario, el santanderino arrancó el concierto con dos temazos de su nuevo trabajo, ‘Cosecha’ ‘Escupe fuego’.

Con solo dos canciones ya tenía al público en el bolsillo, así que continuó la fiesta combinando temas de sus dos discos (el momento ‘Galicia Calidade’ fue brutal), apoyado por una banda magnífica y una calidad de sonido sobresaliente, manteniéndose siempre arriba ante un auditorio que se apretaba para estar lo más cerca posible de su ídolo. En general hubo respeto a la hora de bajar la voz durante las canciones, si bien siempre hay gente que el “respeto” en los conciertos es un concepto que aún no les ha entrado en la cabeza, a pesar de que el mismo Stanich tuvo que pedir silencio en un par de ocasiones.

Pero nada iba a empañar la fiesta en la que se convirtió la Beat Club durante una actuación que empezó en jueves y acabó en viernes, y en cuyo tramo final se encendieron todos los fuegos artificiales que quedaban, con un bis compuesto por ‘Carbura!’, ‘Mojo’, ‘Metralleta Joe’ y ‘Mátame camión’.

Todo un lujo despedir 2017 en Segovia con este concierto, uno de los mejores directos que se pueden ver actualmente en España. Esperemos que la costumbre se convierta en tradición y disfrutemos de Ángel Stanich en muchas navidades más.

FOTOS: David López Prieto