Le Voyeur (Sala Julio Míchel, Segovia, 12-01-2018)

El Winter Indie City abrió anoche el año 2018 desde la cárcel, con un nuevo concierto del ciclo Prison WIC, en el marco de la recientemente rebautizada sala Julio Míchel (antigua Ex.Presa). En esta ocasión acudió a Segovia el grupo madrileño Le Voyeur, que presentó su nuevo disco ‘Episodio aparentemente letal’.

Detrás de este título tan llamativo (y que el cantante Miguel Marcos Fernández se encargaría de explicar en un momento de la actuación) se encuentra un trabajo que habla de la deshumanización en la que está ahogándose la sociedad en estos días, con letras que abordan lo onírico, lo trágico, lo irónico, e incluso lo erótico. Todo ello con un sonido oscuro y elegante que, a pesar de todo, logra aportar un atisbo de luz y paz, de manera que hay momentos en los que uno llega a sentirse como el protagonista de la mítica canción de Pink Floyd, “cómodamente entumecido”.

Con una puesta en escena sobria, tras una breve introducción los seis componentes del conjunto rompieron el hielo con ‘La tierra fértil’, para seguir con otros temas del nuevo disco, como fueron ‘Sanas y salvas’, ‘Qué bello es’,  ‘¿Quién ha borrado el bosque?’ y ‘Ciudadano spam’.

La música de Le Voyeur llenó todos los recovecos de la sala Julio Míchel con un ambiente hipnótico, al calor del mágico sonido del theremin y sin demasiadas estridencias en las cuerdas y teclados. Pero es en la temática de las canciones y en sus correspondientes letras donde los madrileños levantan bien alto el brazo para asestar puyazos de palabras a muchas de las injusticias y los miedos que hoy nos atacan.

Durante el concierto se sucedieron varias anécdotas, como la expresión de “tierra, trágame” que pusieron los asistentes cuando el cantante bajó del escenario para cantar o tocar la guitarra muy pegado a ellos; o cómo el mismo Miguel Marcos Fernández tuvo que optar por el “plan B” cuando pidió entre el público, sin éxito, que le prestaran un móvil para realizar una performance durante el tema ‘Eyaculando en Twitter’.

Pero el momento más desgarrador de la noche llegó cuando el vocalista de Le Voyeur explicó el significado literal de ‘Episodio aparentemente letal’. Y es que el nuevo disco se llama así para recordar que su hija pasó por este suceso médico, por el cual llegó a estar un minuto sin respiración en brazos de su padre, para después volver a respirar Para ella está dedicada ‘La niña minotauro y reset por Antela’.

El tramo final de la actuación fue ocupado por ‘Loop de Prometeo’, mientras que en los bises se interpretaron dos canciones: ‘Palace of Moctezuma’, y la que cerró el concierto dejando en el aire la incómoda pregunta “¿Qué vas a hacer con tu cuerpo después de morir?”, que es el planteamiento de ‘Error 404’.

 

FOTOS: David López Prieto