Pasajero y New Day (Beat Club, Segovia, 24-03-2018)

Sesión doble de gran calidad la que se vivió ayer sábado en la Beat Club, dentro de una nueva cita del Winter Indie City, que trajo a Segovia a dos grupos con mucho peso dentro de la música nacional.

New Day, con una puntualidad exquisita, fue el encargado de dar el primer bocado de la noche. A pesar de ser una formación nueva, este trío está compuesto por dos antiguos músicos de los míticos Dover, la que fue su guitarrista Amparo Llanos (que ejerce también aquí como vocalista); su bajista Samuel Tito; y el ex Fuckaine, Jota Armijos a la batería.

Los madrileños interpretaron los temas de su disco de debut, ‘Sunrise’, de 2017, ofreciendo un estilo renovado con respecto a sus anteriores formaciones. De todas formas, una vez se suben al escenario, dejan claro que se han alimentado del rock más puro. Y es que esas cuerdas y esa batería no se pueden tocar así como así si antes no te has empapado de todo lo que se creó en la excelente década rockera de los 90.

Así, la mayor de las hermanas Llanos puso voz en Segovia a unas canciones que destacan por su variedad de sonidos, que van desde el folk más clásico de ‘Stay’; el rock playero de ‘Get away’; hasta incluso, aires de góspel como en ‘Say yeah’. Mientras, Tito, con la melena tapándole la cara, mimaba el bajo como si fuera una prolongación de sus brazos; y Armijos hacía retumbar las paredes de la Beat Club.

De esta manera, New Day desgranó los trece temas de su primera obra, dejando para el final la canción que da título al álbum y la que lo cierra, ‘One day’, quizás la que más recordaba a Dover de todo el repertorio.

PASAJERO

Y como el tiempo apretaba y había mucha música todavía por delante, en un abrir y cerrar de ojos se cambiaron completamente la decoración y los instrumentos del escenario para dejar paso a Pasajero, que brindaron al público la oportunidad de escuchar en directo las canciones de su tercer álbum de estudio, ‘Antídotos fugaces’, recién salido del horno, además de varios éxitos anteriores.

Vestidos de negro, elegantes como lo es su música y la voz de Daniel Arias, ofrecieron un concierto poderoso. Merecieron la pena los tres años de espera entre su anterior trabajo, ‘Parque de atracciones’ (que en Segovia se presentó en el Big WIC de 2015), y el nuevo.

Así pues, con tres discos a sus espaldas, pudieron interpretar un amplio repertorio que se abrió con dos nuevas canciones, ‘Desconocidos’ y ‘Francotiradores’, intercalando temas antiguos que fueron coreados por un público entregado a la causa, como ‘Intocables’ o la canción que da nombre a su segunda obra.

Con un sonido impecable y un trato exquisito a los instrumentos que dan vida al rock que tan bien domina Pasajero, el tiempo transcurrió volando hasta que se llegó a los bises. Cuatro temazos como ‘Allí’, ‘Autoconversación’, ‘Borro mi nombre’ y, para acabar, ‘Hombres tristes’ (cuya letra no tiene desperdicio), completaron un concierto muy esperado en Segovia. Y es que los madrileños han logrado convertirse en una referencia a base de madurar su trabajo sin prisas, hasta que coge su punto justo para convertirse en canciones que se paladean con sus discos, y que se gozan en sus inolvidables directos.

FOTOS: David López Prieto